Embudos de marketing y envíos de emails que te ayudan con las ventas

Si no sabes y no tienes embudos de marketing, es hora de crearlos. Estos te ayudaran a despegar con tu negocio, con tu sitio web o blog hasta límites insospechados.

Embudos de marketing

Si, lo sé, ya tienes tu embudo de marketing creado con tu newsletter. Y esto es un primer paso, realmente es el primer paso para crear un embudo de marketing o de conversión altamente rentable.

¿Qué es exactamente un embudo de marketing?

Un embudo en marketing representa una idea en forma de gráfico. Se trata de convertir visitas en potenciales en clientes de nuestros productos o servicios. Ya sean estos nuestros o de terceros. En un embudo cabe todo, o casi todo, que iremos filtrando para conseguir exactamente los resultados que pretendemos en función de nuestras expectativas.

Todo comienza con una newsletter o boletín

Este embudo es el más básico, se trata de convertir visitantes en posibles clientes o simplemente en visitantes recurrentes. Donde una y otra vez, con nuestros envíos de emails, les recordaremos que nos visiten.

Siguiente paso configurarlo automáticamente

Una vez tienes claro que es un embudo de marketing, es hora de configurarlo en automático para que funcione por sí mismo. De esta manera ahorras mucho trabajo y los beneficios son mayores.

La configuración de tu embudo dependerá de los resultados que te interese conseguir. Es ahí donde entra realmente la configuración del embudo de conversión.

Leer  BK (Descarga Pdf) - 300 Titulares que aumentaran tus tasas de apertura

Los primeros emails que enviamos pueden tratar de información gratuita relacionada con la promesa de la lista. Los siguientes puedes ir perfeccionándolos hasta llegar a un fin concreto.

De este modo estás filtrando tu embudo solo para personas que realmente estén interesadas en la propuesta. Intenta conseguir la acción que te interesa, por ejemplo, vender tal o cual producto.

La intención es lo que cuenta

En una propuesta de marketing la intención es necesaria e importante. Con esta puedes crear un embudo de conversión altamente rentable. Las intenciones pueden variar en función de los objetivos con dicho embudo. Por ejemplo, solo quieres visitantes recurrentes, más prospectos o compradores.

Credibilidad y confianza

Cualquier estrategia de email marketing, para que funcione debe cumplir unos mínimos requisitos. Se trata de generar credibilidad para obtener la confianza necesaria. Nadie te va a visitar si no confía en ti, nadie te va a comprar.

Master Orgánico con Youtube

El primer paso es despertar la atención del prospecto. Piensa que este ya llego desde los buscadores o desde la publicidad de pago a tu blog. ¿Y ahora qué?

Tu propuesta debe ser interesante para que llame la atención del visitante y le invite a suscribirse en tu lista. Esto lo podemos conseguir con una propuesta donde jugaremos con las palabras, las imágenes y los colores.

Despertar el interés es el siguiente paso que tienes que tener en cuenta y lo puedes conseguir de varias maneras. La más común es ofrecer un “regalo” de un cierto valor.

Cuanto más valor ofrezcamos, mayor será el deseo de pertenecer a nuestra lista. Este debería ser el tercer paso para conseguir el prospecto. No hay que olvidarse que sin este no tenemos nada.

Leer  Email Marketing; Cómo crear una lista de suscriptores de forma sencilla

Si has conseguido llamar la atención, despertar el interés y generar un deseo, consigues el prospecto. Esto es la acción acción de suscribirse y que pase a formar parte de tus embudos de marketing.

La secuencia ideal

Siguiendo los mismos pasos anteriores, en nuestros envíos de email, hay que crear expectativa. Lo primero de todo es darnos a conocer. Necesitamos generar un ambiente de confianza.

Esto lo podemos conseguir enviando información de valor, que realmente sirva de algo. O que solucione algún problema o que ofrezca más que los demás.

Aun cuando no exista un patrón exacto para la secuencia ideal es recomendable que los primeros emails solo contengan información útil. Sin enlaces, tal vez solo aquellos que amplíen dicha información.

Pasados 3, 4, 5 envíos, se puede incorporar alguno de los productos o servicios que quieres ofrecer. De forma sutil, como si de una continuación se tratara o de una herramienta que complemente dicha información.

En cualquier caso, no hay que perder el enfoque del embudo. Lo más importante de este es el prospecto y es por ello que, ante todo, debemos valorizarlo como merece. No te olvides que, sin prospecto, no tienes ningún embudo de conversión.

Recursos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *